¿Qué esperar de las redes sociales?

¿Qué esperar de las redes sociales?

Tener presencia en Internet es fundamental en el mercado actual, cuando cada vez más decisiones de compra o de contratación de servicios se hacen desde el celular o la computadora. A veces lo primero que viene a la mente para tener presencia online es estar en las redes sociales. Tener un perfil social es importante, ¿pero de qué sirve exactamente?

No nos engañemos pensando que las redes sociales son un instrumento de venta barato, y mucho menos gratis. De hecho, ni siquiera deberíamos considerarlas un instrumento de venta, para esto existen los sitios web con dominio propio, y los resultados son marcadamente superiores. Una red social es, sin embargo, una inversión que puede ser buena, si tenemos claros nuestros objetivos y sabemos qué esperar de ellas.

Veamos entonces cuáles son los beneficios de que nuestra marca tenga un perfil actualizado en las redes sociales.

Beneficios de las redes sociales

Tráfico

Una primera pregunta a responder es qué papel cumple nuestro perfil social en la organización de nuestra empresa. Idealmente, todos nuestros medios y herramientas deberían coordinarse y complementarse dentro de una misma estrategia.

Las redes sociales son una buena fuente de tráfico para nuestro sitio web, que es nuestra principal herramienta de venta (digital).

Es decir que las personas podrán acceder a nuestro sitio web desde los contenidos que compartamos y publiquemos en redes sociales, engrosando el volumen de visitas de nuestro sitio y aumentando las posibilidades de conversión.

Por esta razón es recomendable que nuestro sitio cuente con una sección de novedades, noticias, blog o cualquier tipo de artículos, y que se actualice regularmente, ya que eso nos proveerá de contenido interesante para compartir en las redes sociales y traccionar tráfico de buena calidad, es decir, atraer personas interesadas en lo que hacemos. Por supuesto, para que esto sea así nuestro contenido tiene que ser relevante, original, y de buena calidad.

Relación con el cliente

Muchos clientes acuden a las redes sociales para hacerles consultas a las empresas, pedir información personalizada, consejos o asesoramiento. Muchas veces este contacto es un paso previo a una compra o la toma de decisión para contratar un servicio.

El diálogo a través de las redes sociales se percibe como más fluido en comparación a un formulario de contacto o a vías más tradicionales de comunicación (la contracara de esto es que una empresa que descuide su perfil o no dé respuestas a los mensajes acabará ofreciendo una imagen negativa de sí misma).

Tanto en el caso de nuevos y potenciales clientes, como en el de aquellos que soliciten seguimiento o asesoramiento, las redes dan la posibilidad de construir una relación más cercana con el cliente, completando la información que la marca ofrece por otras vías, y contribuyendo a la fidelización de los clientes.

Posicionamiento como líder a través del contenido

Los clientes no se fijan únicamente en buenas promociones, y por lo general no se tomarán el tiempo de leer sobre todos los beneficios que nuestro producto puede darle. En este punto, es importante que el discurso de una marca no sea autorreferencial y se concentre en las necesidades del cliente, en sus problemas y en su mundo.

Ser percibidos como líder en nuestro rubro transmite confianza a los clientes, y la expertise en nuestros contenidos refuerzan esta imagen (que por supuesto debe respaldarse con una expertise real).

Los contenidos que ponemos a disposición de los clientes en nuestras redes sociales deben dejar claro que sabemos de lo que estamos hablando.

Presencia y respuesta

Otra ventaja de las redes para nuestro negocio, y las más obvia además, es la de reforzar la presencia de nuestra marca en Internet y ampliar nuestra capacidad de dar respuesta a potenciales clientes.

Muchas personas, en el ya famoso momento cero de la verdad, investigan a las empresas y se informan antes de preguntar por los servicios. Las redes sociales son uno de los primeros lugares a que se acude (después de Google) para “ver si la empresa está”. No tener un perfil social, estar ausente en las redes, podría frustrar la intención de compra de quienes buscan información por este medio.

Hagamos la salvedad, sin embargo, de que tener un perfil desprolijo y desactualizado no es más conveniente que no tener ninguno. Un perfil social en estado de abandono se traduce de hecho en una imagen negativa para la empresa.

¿Cuál red social para qué?

No todas las redes sociales son iguales, cada una tiene su propia lógica. Esto significa para nosotros que no todas son necesarias. Una empresa no puede tener un perfil en toda red social existente, aparte de ser un esfuerzo poco útil, sería muy costoso en tiempo y mantenimiento.

Es preciso saber para qué sirve cada red social en particular, y cuál nos conviene más según las características de nuestro negocio.

Instagram

La red social de la imagen por excelencia, y actualmente la que disfruta de mayor popularidad. Por lo tanto, una de las que más llegada tiene. Las fotografías y las historias son ideales para destacar el factor humano, que es el gran protagonista de los contenidos publicados y consumidos por los usuarios. Esto genera altas tasas de interacción y de consultas por mensajes privados.

Como ocurre también en otras redes sociales, debemos evitar el error de creer que nuestros seguidores sólo quieren ver imágenes de nuestros productos. Sólo unos pocos rubros pueden darse este lujo, y aun para ellos es contraproducente más allá de cierto límite. Las publicaciones tienen que ser más creativas para aprovechar el dinamismo de la aplicación.

Facebook

Las fanpage y los grupos siguen siendo excelentes herramientas para contar con una carta de presentación pública, un medio de difusión de contenidos y un espacio para acercar a la empresa y los clientes.

Facebook no cuenta hoy con la misma efervescencia que en sus primeros momentos, otras redes han sabido adaptarse mejor al consumo a través de dispositivos móviles. Sin embargo, sigue siendo una de las redes fundamentales para conseguir la fidelización de los clientes.

Para obtener buenos resultados es preciso ser más estricto con el tipo de contenidos que se produce y se publica. La fórmula sigue teniendo el espíritu de siempre: participar de la conversación. Facebook es una red para escuchar a los clientes, no para intentar un monólogo.

LinkedIn

Cuando se busca tener presencia institucional o corporativa y un perfil profesional, LinkedIn es la red social adecuada. Su propósito es acrecentar y activar una red de contactos relacionados a nuestra actividad (networking).

LinkedIn es ideal para actividades B2B, redes de distribución, proveedores, y si bien puede funcionar para canales B2C, no es el medio para publicitar nuestros productos de una manera tradicional.

El discurso de LinkedIn nos muestra como empresa, destaca lo que nos distingue, habla de los valores de la empresa, y es perfecto también para acciones de Responsabilidad Social Empresaria (RSE).

Pinterest

Para clasificar contenido, indexarlo y dirigir tráfico de calidad a sitios web, Pinterest es la estrella. Algunos arguyen que no es en realidad una red social, sino más bien un motor visual de búsqueda, y es que funciona exactamente así, pero también tiene características de red social y la administración de sus perfiles requiere de estrategia.

Pinterest es ampliamente consultada por sus usuarios para recopilar ideas, obtener referencias, inspiración, y agruparlo todo en tableros personalizados para temas específicos. Funcionan muy bien los contenidos infográficos originales.

Youtube

Por lo general destacada por el consumo de contenidos de artistas independientes y de celebridades jóvenes, Youtube tiene un potencial muy importante para las empresas. La mayoría de las personas que necesitan una solución, recurren a Youtube para encontrarla.

Si nuestro producto o servicio ofrece la solución para un problema, una situación o una necesidad, hacer un video sobre ello sería mejor que cualquier imagen o frase.

Y si no es el caso de nuestro producto, pero tenemos expertise sobre determinados temas, los videos de consejos y tutoriales sobre esos temas de los que somos expertos siempre serán valorados por nuestra audiencia y clientela, porque, es necesario recordarlo, no debemos hablar continuamente de nosotros y nuestro producto, obtenemos mejores resultados ofreciendo un valor agregado.

Un canal de Youtube también es útil como depósito de contenidos institucionales que en realidad se reproducirán en el sitio web y otros medios. Aunque este tipo de uso no aprovecha el potencial real de Youtube, puede ser útil cuando no necesitamos de esta red social en particular.

Deja un comentario

Close Menu